Mujer-es vivir una vida libre de Violencia

Introducción

Un problema primordial que dificulta la equidad y la convivencia solidaria es la violencia, pues alrededor de ella existen creencias, ideologías, emociones, y actitudes que la hacen compleja y repercuten en las relaciones interpersonales y sociales, con ello en la equidad de género, la sexualidad, las relaciones erótico- afectivas, las formas de ser padre y de ser madre, entre otros aspectos más que colectivamente se vuelven más complicados al combinar historias, culturas, contextos.

Esto significa que la violencia no sólo es la directa, es decir, no sólo son los golpes, los insultos, los gritos, los jaloneos, las amenazas, lo tangible; va más allá, implica aprendizajes históricos y socioculturales vertidos en actitudes y creencias que dificultan el crecimiento y desarrollo integral de una persona y/o grupo, sostenidos por tanto en estructuras y culturas a través de sistemas construidos socialmente. Es a esto lo que conocemos como violencia estructural y cultural, de ahí la importancia de trabajar no sólo en la violencia directa, sino también en éstas últimas.

Uno de los sectores de la población más atacado por la problemática de la violencia son las mujeres, de ahí lo imprescindible de visibilizarlo.

A nivel mundial 1 de cada 4 mujeres sufre violencia doméstica, 25% sufre una violación o intento de violación, 25% de las niñas es objeto de algún tipo de intromisión en su intimidad durante la niñez, 25% de las mujeres es acosada sexualmente en el trabajo o en espacios públicos; la gran mayoría de los actos violentos, particularmente de agresiones sexuales, son perpetrados por hombres.

Así, según 48 encuestas realizadas en todo el mundo, entre 10 y 69% de las mujeres indicó haber sido objeto de agresiones físicas por parte de una pareja masculina en algún momento de sus vidas (OMS).

A nivel nacional el 46.6% de las mujeres con pareja residente en el hogar ha vivido al menos un incidente de violencia; de dicho porcentaje por edad: el 55.8% de las mujeres de 15 a 19 años ha vivido al menos un incidente, seguido con el

52.8% de 25 a 29 años, y el tercer lugar con 50.8% de mujeres de 20 a 24 años.

También podemos ver que la violencia no está relacionada necesariamente con nivel escolar pues la misma Encuesta Nacional sobre las Relaciones en los Hogares refleja que, el 38% de las mujeres sin ninguna instrucción ha vivido al menos un incidente de violencia, en tanto el 39% de las mujeres con algún grado superior también ha vivido violencia al menos una vez.

Según la Secretaría de Salud en México, 1 de cada 5 mujeres (21.5%) sufre violencia de su pareja actual, 1 de cada 3 mujeres (34.5%) ha sufrido violencia de pareja alguna vez en su vida, 2 de cada 3 mujeres (60.4%) han sufrido violencia alguna vez en su vida; los agresores más comunes son 74% la pareja, 30% los padres, 4.1% el novio y 3.6% una persona ajena. (ENVIM)

Los datos reflejan que el problema de la violencia es más complicado de lo que aparenta, y que por tanto no sólo debe trabajarse con las propias mujeres, también es fundamental trabajar con los hombres.

Es necesario visibilizar la complejidad de la violencia y actuar en consecuencia.

Para ello éste equipo consultor en su actualización y ocupación de la magnitud del problema ha integrado una propuesta teórico-metodológica que favorece y promueve formas de convivencia basadas en la equidad de género, la paz, la justicia y los derechos humanos, y que trabaja entre otras temáticas la violencia.

Propósitos

Proporcionar herramientas teórico-prácticas para promover la incorporación de la perspectiva de género y fortalecer la aplicación del sistema internacional de protección de los derechos humanos de las mujeres en el quehacer de las/los profesionales de la salud y la educación, así como en el de las y los funcionarios públicos.

Duración

El Taller “Mujer-es vivir libre de violencia” tiene una duración de 25 hrs., distribuidas en el número de sesiones que más convenga a cada Institución.

Dirigido a

Funcionarios/as públicos/as, profesionales de la salud y la educación dispuestos/ as a resignificar los papeles estereotipados de género, y a incorporar ésta perspectiva a la función pública.

Contenidos temáticos

  • Presentación, integración y encuadre.
  • El sistema sexo/género como punto de partida.
  • Identidad, socialización y roles de género.
  • Violencia directa, estructural y cultural.
  • Concepción de igualdad y reconocimiento de la diferencia.
  • Igualdad y no discriminación.
  • Violencia contra las mujeres.
  • Incorporación de los DDHH de las mujeres en el marco jurídico internacional y nacional.
  • Derecho a las mujeres a una vida libre de violencia.
  • Derechos de las mujeres víctimas de violencia.
  • Cierre.